Chino

Algunos métodos para empezar a aprender chino

Escrito por Mariana / 29 de agosto de 2008

Puesto que China supuestamente será en el futuro la mayor superpotencia económica mundial, muchas personas se preguntan hoy en día si deberían empezar a aprender esta lengua. La representación más común es la de que el chino es “difícil de aprender”, lo cual posiblemente se deba a que su escritura nos parece a nosotros -hispanohablantes- una suerte de extraño conjunto de garabatos; también su sonido -considerando que en chino el tono es significativo- puede resultarnos particularmente fuera de lo común.

¿Qué variedad de chino queremos aprender?

Primero que nada, debe remarcarse que el chino no es una lengua, sino una familia lingüística con muchas variedades. La forma estandarizada es el chino mandarín, estimado como la lengua con mayor cantidad de hablantes en el mundo (cerca de 1000 millones)(1). Esta variedad comparte con el resto un sistema de escritura común, que consiste en logogramas (caracteres que no representan un sonido sino un morfema, independiente del cambio fonético).

Esto quiere decir que en China, dos personas cualquiera, no importa cuán diferente puedan sonar, pueden eventualmente comunicarse a través de la escritura.

El chino clásico es una lengua altamente aislada, esto significa que la mayoría de sus morfemas consisten en una sola sílaba. Más allá de que el chino moderno tenga una tendencia a crear palabras de dos o más sílabas, aún tiene muy pocas flexiones gramaticales, utilizando en su lugar partículas para indicar aspecto y modo.

¿Qué métodos pueden acercarnos a esta lengua?

Puede parecer un desafío aprender chino como una lengua extranjera, pero a un estudiante puede resultarle útil el Hanyu Pinyin (un esquema del alfabeto fonético que usa caracteres latinos para representar los sonidos del chino mandarín). Entonces, la primera lección para un estudiante es leer y pronunciar pinyin. Por supuesto, tener un hablante nativo como enseñante es una necesidad, ya que escuchar su pronunciación resulta de vital importancia.

Para entrenar a sus alumnos, los maestros chinos usan un método de repetición: decir las mismas cosas una y otra vez ayuda a asimilar la idea junto con el sonido. El estudiante probablemente encuentre que el aspecto más difícil de la lengua son sus caracteres, pero en cuanto a la gramática, no es tan difícil como la de otros idiomas.

¿Qué otros factores influyen en nuestro aprendizaje?

Al aprender esta lengua -como con cualquier otra-, resulta de extrema ayuda para el estudiante el estar en contacto con toda la cultura, ya sea viajando como contactando hablantes de chino que también estén familiarizados con la propia lengua nativa del estudiante. Hay que tener en cuenta que si uno aprende cualquier lengua a través de un curso virtual, o sólo con libros de texto, nunca se gana la experiencia de realmente poder comunicarse. Y después de todo, para eso están las lenguas.

(1) – Graddol, David (2004): “The Future of Language”, in SCIENCE, February 2004.

Tags: ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment