Inglés

¿Inglés americano o británico? Algunas diferencias (Segunda parte)

Escrito por Mariana / 5 de septiembre de 2008

Cuando estudiamos inglés, por lo general optamos por aprender la variedad americana o bien la variedad británica. Siendo la misma lengua, hemos visto que no son iguales. Más allá de las diferencias que existen en su pronunciación, en su ortografía o en su gramática, lo que más puede separarlas es el vocabulario.

Cuando estudiamos inglés, por lo general optamos por aprender la variedad americana o bien la variedad británica. Siendo la misma lengua, hemos visto que no son iguales. Más allá de las diferencias que existen en su pronunciación, en su ortografía o en su gramática, lo que más puede separarlas es el vocabulario. Afortunadamente, aquí te proporcionamos una breve guía con las palabras más comunes que se dicen de distinta manera de uno u otro lado del Atlántico.

Diferentes palabras: de viaje
Si nosotros, hablantes de inglés como lengua extranjera, decidimos viajar a los EEUU o a Gran Bretaña, hay ciertas palabras de las que conviene tomar nota para evitar malos entendidos.
Para empezar, el equipaje: los americanos dicen baggage, los británicos, luggage. Irse de vacaciones tampoco es lo mismo: Americans go on vacation, British go on holiday. Y un pasaje de ida y vuelta será un round trip para los primeros, mientras que los segundos pedirán un return. En cuanto a los medios de transporte, americanos y británicos tienen diferentes términos para el camión (Am: truck; Br: lorry), para el taxi (Am: cab; Br: taxi); para el metro (Am: subway; Br: underground) y hasta para el carrito de los bebés (Am: baby carriage; Br: pram).

Diferentes palabras: en el hogar
En cuanto a sus apartamentos, los británicos viven en flats, los americanos en apartments. Tampoco llaman del mismo modo al elevador: mientras que en EEUU se dice elevator, en Gran Bretaña lo llaman lift. Si en cambio, viven en una casa, al llegar cruzan el huerto (Am: yard; Br: garden), entran, guardan su abrigo en el armario (Am: closet; Br: wardrove), van a la cocina y se sirven una galleta (Am: cookie; Br: biscuit). Encienden el televisor (Am: TV; Br: telly), se quejan porque no funciona bien la antena (Am: antenna; Br: aerial) y enseguida son interrumpidos porque suena el teléfono móvil (Am: cell phone; Br: Mobile phone). Estos pocos ejemplos dan la pauta de lo distinto que sería escuchar a un neoyorkino o a un londinense hablando de su rutina diaria.

Problema para los estudiantes: mismas palabras para distintos conceptos
Más confusas pueden resultarnos algunas palabras que –existiendo tanto en el inglés británico como en el inglés americano- significan dos cosas distintas según dónde nos encontremos. Por ejemplo, a bill es un billete para los americanos, pero la cuenta (por ejemplo, en un restaurante) para los británicos. The first floor no siempre es el primer piso: para los americanos, es lo que en español llamamos la planta baja. Los británicos, en cambio, dirían ground floor, y reservan el first floor, ahora sí, para el primer piso. Esto puede resultar confuso en algunos hoteles.
Si un americano te dice “Could you wash up?”, te está pidiendo que te laves las manos. Si en cambio, lo escuchas en boca de un británico, te está pidiendo que laves la vajilla. Y ten cuidado si estás de compras: si pides pants en EEUU, te darán pantalones; pero en Gran Bretaña, te darán ropa interior, y si pides a vest en EEUU, te darán un chaleco, pero en Gran Bretaña una camiseta.

Finalmente, vale la pena aclarar que la decisión de estudiar una de las variedades en particular no es algo crucial: si bien al estar los británicos más expuestos a películas y televisión norteamericanas suelen comprender mejor su vocabulario que los norteamericanos los términos británicos, uno puede ser comprendido tanto en Estados Unidos hablando la variedad británica, como en Inglaterra hablando con acento americano.
De la misma manera, no todos los hispanohablantes sonamos igual, pero un colombiano puede ser entendido en México tanto como un español en Perú, o un argentino en Cuba. En cada caso, se trata de matices que dan cierto tono local a la lengua, que nos identifican con nuestra comunidad y que enriquecen al idioma.

Tags: ,

No hay comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Quieres dejar un comentario?

Deja un comentario