General

Cómo ayudar al niño pequeño a superar la mezcla de idiomas

Escrito por Laura / 1 de junio de 2009

Uno de los principales problemas de los niños bilingües es la mezcla de idiomas. Este hecho no suele ir más allá de los cinco o seis años pero preocupa a padres y maestros, sin embargo, es visto de manera positiva por los expertos.

Al crecer en un ambiente monolingüe, el niño se enfrenta a varios problemas en relación con su entorno y su bilingüismo cuando aún no domina completamente los dos idiomas: comunicarse con sus compañeros y amigos, comprender los textos escolares, producir correctamente (ya sea en forma oral o escrita), etc. Este proceso normal puede ser vivido con angustia por padres, maestros y por el pequeño, por eso es bueno saber cómo acompañarlo para atravesar este período de la mejor manera.

La mezcla es un elemento enriquecedor

Cuando el niño bilingüe comienza a mezclar los idiomas está ampliando sus posibilidades lingüísticas y comunicativas. Al no saber cómo expresar una idea o sentimiento recurre a herramientas adicionales que de ser monolingüe no tendría y esto le permite comunicarse satisfactoriamente pese a sus limitaciones.

A medida que el niño crezca será menos frecuente que realice mezclas idiomáticas, a menos que en su hogar esté permitido hablar “este dialecto”. Esta forma particular de desarrollar el lenguaje es vista por los profesionales del lenguaje como un elemento positivo y enriquecedor. Sin embargo, los padres y maestros suelen preocuparse ante estos episodios.

Crecer en una sociedad monolingüe siendo bilingüe

En familia, la mezcla de idiomas no presenta mayores inconvenientes. Seguramente tanto la mamá como el papá comprenderán al niño de cualquier manera, podrán corregirlo, pedirle que se exprese nuevamente pero no lo castigarán o asustarán por hablar “mal”.

Sin embargo, en el colegio no pasa lo mismo. El niño se enfrenta a un sistema de educación rígido, donde el idioma que se habla es de determinada manera y no se aceptan mezclas. Los padres deben informar a los maestros sobre la situación de su hijo y el por qué de sus problemas, de ser necesario se puede consultar con un terapista del lenguaje que acompañe en el proceso de aprendizaje.

Cómo afrontar la mezcla de idiomas

Cuando el niño no puede expresarse correctamente en una lengua y requiere términos de otra no se lo debe juzgar ni criticar. Es importante fomentar la expresión de los sentimientos y las ideas, pero se lo debe guiar para hacerlo correctamente. La mezcla de idiomas debe ser vista como un hecho excepcional y no permitirse hablar de esta manera como si fuera un dialecto propio.

Cuando el niño intente expresar una idea mezclando palabras es necesario preguntarle qué es lo que quiso decir o explicarle que le has entendido pero que intente reformular su idea en una sola lengua. Si el niño no sabe o no puede hacerlo, explicarle la manera correcta de decirlo pero no retarlo, él está intentando comunicarse y no debe encontrar en el idioma una barrera.

Tags: , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment