Aprendizaje de Lenguas > Niños

Cómo trabajar con niños disléxicos

Escrito por Laura / 30 de octubre de 2009

La dislexia es un trastorno de la lectura que impide que el niño pueda leer de forma correcta. Muchas veces se ha culpado al bilingüismo prematuro de este problema. Sin embargo, las causas van mucho más allá. Trabajar en otro idioma con niños disléxicos puede ser muy difícil, pero los educadores debemos buscar herramientas que les permita avanzar a su tiempo.

La dislexia y las disgrafia son dos trastornos de la lectura y la escritura respectivamente, que imposibilitan que la persona lea y escriba de manera correcta. La adquisición temprana de una segunda lengua fue considerada causa de dislexia y disgrafia durante mucho tiempo.

Por qué aparece la dislexia

Este trastorno de la lectura suele ser hereditario, aparecer tras una lesión en el cerebro o irse desarrollando paulatinamente sin una causa específica. Suele evidenciarse tras el bajo rendimiento del niño en la escuela, la mala incorporación de la lectura y la escritura, y los problemas de aprendizaje. Si el niño no es diagnosticado y acompañado correctamente durante su proceso de aprendizaje, su experiencia escolar no suele ser buena.

Dislexia e idiomas

Enseñar a un niño pequeño una segunda lengua no trae aparejado un posible trastorno disléxico. Por el contrario, si el niño muestra signos de poseer dificultades en este campo, es probable que la adquisición de una lengua extranjera de una manera inadecuada sólo lo confunda más. Algunos profesionales recomiendan esperar a que el idioma materno esté correctamente afianzado, pero una exposición lenta al lenguaje oral es un buen comienzo incluso para niños con dislexia.

Desde bebés, pueden ir incorporando el idioma en forma natural y espontánea. Enseñar de esta forma no resulta contraproducente, al contrario.

La lecto-escritura en otro idioma

La enseñanza de la lecto-escritura debe ser progresiva y prestando especial cuidado a las dificultades del niño. En este caso, se recomienda que el proceso no se superponga con el comienzo de la lectura y la escritura de la primera lengua. Es recomendable que durante sus primeros años de escolarización, la lectura y escritura sean en español.

El educador debe seguir con atención la evolución del niño, dándole algunas pautas especiales, tareas y lecturas que lo ayuden a afianzar sus conocimientos. Si surgen dificultades, éstas deben ser analizadas y elegir las herramientas más adecuadas para superarlas. Antes que nada debemos entender que todos los niños con o sin dislexia presentan problemas en este proceso de aprendizaje, incluso en la lengua propia, por lo que es de esperar que el niño tenga problemas.

Por último, es fundamental dar al niño su tiempo y su espacio. El proceso puede ser muy lento pero es necesario para que el niño pueda, pese a sus dificultades, alcanzar los objetivos propuestos por los maestros.

Tags: , , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment