Alemán

Cursos acelerados: ventajas y desventajas

Escrito por Mariana / 17 de septiembre de 2008

Ante la inminencia de un viaje a un país donde se habla un idioma que uno no comprende, debido a la posibilidad de conseguir un empleo bien remunerado, o por la oportunidad de asistir a un curso o de continuar con nuestros estudios en el extranjero, podemos vernos en la necesidad de tomar un curso acelerado de idioma.

Ante la inminencia de un viaje a un país donde se habla un idioma que uno no comprende, debido a la posibilidad de conseguir un empleo bien remunerado, o por la oportunidad de asistir a un curso o de continuar con nuestros estudios en el extranjero, podemos vernos en la necesidad de tomar un curso acelerado de idioma.
Esta modalidad de aprendizaje se caracteriza por tener mayor cantidad de horas de clase en menos tiempo, de intensificar la enseñanza de vocabulario (adecuándose a los propósitos del estudiante que toma el curso) y por poner el énfasis en la comunicación oral. Demanda un gran compromiso por parte de los estudiantes y puede servir para sacarnos de un apuro. Sin embargo, antes de comenzar nuestros estudios en un curso intensivo, conviene poner en la balanza ciertas cuestiones.

Algunas desventajas
El principal problema de los cursos acelerados no es la cantidad de horas semanales, sino lo mucho que se comprime el tiempo total del curso. A veces se intenta dar el contenido que se aprendería en un año, en tan sólo algunas semanas: el inconveniente es que las lenguas tienen una adquisición gradual, los adultos no tenemos la capacidad de los bebés de “absorber” el conocimiento como si fuésemos una esponja, sino que aprendemos mediante la repetición, el ensayo y el error. En un curso intensivo de tres semanas, es posible que el conocimiento quede fijo “mediante alfileres”, esto es, que olvidemos muy pronto mucho de lo que hayamos aprendido.
Otra posible desventaja es que nos privamos de la posibilidad de conocernos mejor con el docente y con nuestros compañeros. En un curso de todo el año, tenemos la oportunidad de hacer nuevas amistades y de intensificar la comunicación a medida que se desarrolla el vínculo social. En un curso acelerado, tenemos los ojos fijos en la meta, y nos perdemos de lo más lindo del recorrido.
Una última desventaja es la intensa demanda horaria de este tipo de cursos: no solamente requiere que asistamos al doble o al triple de lecciones semanales, sino también de que estudiemos y nos ejercitemos por nuestra cuenta el doble o el triple. Y esto requiere de una dedicación que no todos están dispuestos a dar.

Lo mejor de los cursos acelerados
Pero no todo son malas noticias: hay personas que encontrarán en estos cursos las herramientas necesarias para salir al paso hablando el idioma, y por ello vale la pena examinar también los puntos positivos que tiene este método.
Lo primero y principal es que los cursos intensivos van directo al punto. Si el estudiante necesita vocabulario de negocios, se le enseña vocabulario de negocios, y no se pierde tiempo con los colores, las partes de la casa o las preposiciones incluidas. Si en cambio, es viajar lo que se tiene en mente, el estudiante saldrá del curso sabiendo reservar una habitación de hotel, despachar su equipaje en el aeropuerto u ordenar una comida en el restaurante.
La dedicación y la cantidad de tiempo que demandan estos cursos son fácilmente compensadas por la motivación que tienen quienes acuden a ellos en busca de una solución pronta. Lo cierto es que el estudiante que más rápido aprende es aquel que más necesita del idioma para poder comunicarse. De esta manera, todas y cada una de las herramientas que el curso les proporcione serán bien aprovechadas.
Finalmente, hay que tener en cuenta que estos cursos suelen ser una primera entrada al idioma, y no el único aprendizaje que el estudiante obtendrá. Durante un viaje, seguramente se aprendan muchísimas más palabras y expresiones de las que se pueda conocer en un curso, y estaremos mucho más abiertos y dispuestos a comunicarnos y a hacer preguntas si sabemos al menos “algo”.

Así, teniendo en cuenta estos aspectos, es posible sacar provecho de un curso intensivo o acelerado, sin pedirle más de lo que éste nos puede, de por sí, proporcionar.

Tags: , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment