Aprendizaje de Lenguas

La tartamudez en niños bilingües

Escrito por Laura / 3 de noviembre de 2009

El tartamudeo es muy común en niños bilingües. Sin embargo, esto se debe a un mal proceso en la enseñanza del idioma. Cuando se presentan dificultades en la lengua materna, entonces no es momento de adquirir una segunda.

Al igual que se acusa al bilingüismo de causar dislexia en los más pequeños, también la tartamudez es asociada a menudo con la incorporación de una segunda lengua en la temprana infancia. Si bien es cierto que existe una mayor influencia de este trastorno en niños bilingües, existen una serie de condiciones que este determinan que se produzca este problema.

Los problemas aparecen cuando no se respetan las individualidades

La adquisición de la lengua materna es un proceso muy complejo. Entre los 3 y los 5 años los niños se encuentran en una edad crítica, en la que están aprendiendo a manejar complejas estructuras y vocabulario. Es normal que aparezcan dificultades en el habla que son propias de su  proceso de aprendizaje. Sin embargo, algunas situaciones pueden agravar el trastorno.

Cuando la lengua materna no está afianzada y el niño tiene problemas en el desarrollo, iniciarlo en el aprendizaje de un nuevo idioma puede ser contraproducente. Un gran número de niños bilingües han demostrado tener una predisposición al tartamudeo por ser expuestos a otro idioma cuando aún no estaban listos para enfrentarlo o porque no se respetaron ciertas reglas en la enseñanza.

Por qué los niños bilingües se vuelven tartamudos

Desde luego, esta no es una regla, sino una condición particular. Muchos niños que adquieren un segundo idioma entre los 3 y los 5 años, cuando el proceso de desarrollo de su propio idioma es muy complejo, pueden comenzar a sufrir problemas. En principio, un niño tartamudea porque no encuentra la palabra más adecuada para expresarse o porque no puede pronunciarla correctamente. Cuando se trabajan con dos o más lenguas, esta situación puede agravarse. El niño normalmente tenderá a mezclar palabras (problema que se suele revertir espontáneamente) y perderá fluidez.

Cuando la evolución de la lengua primaria presenta, de por sí, alguna dificultad para el niño, es probable que la incorporación de otro idioma no lo ayude. En estos casos es común que aumente la disfluencia y el niño comience a manifestar signos más evidentes de problemas en el lenguaje, como rehusarse a hablar o no poder encontrar la palabra adecuada para expresarse en ninguna de las dos lenguas.

También es común que los niños criados en ambientes bilingües no sean correctamente instruidos. La mezcla de idiomas, romper la regla de “un idioma por persona” o utilizar un idioma en menor medida que el otro pueden desencadenar en el desarrollo de un trastorno de este tipo.

Tags: , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment