General

Las bases del bilingüismo las sientan los padres

Escrito por Laura / 13 de julio de 2009

Criar niños bilingües no es sencillo: surgirán muchos obstáculos, nos enfrentaremos a numerosas críticas, tendremos ganas de abandonar todo. Dependiendo de la actitud que los padres asuman a cada paso será el nivel que alcancen los pequeños en las dos lenguas.

Cualquiera sea la razón por la cual hemos decidido que nuestros hijos se criarán en un ambiente bilingüe, la actitud fundamental que determinará el éxito futuro será la nuestra. Muchos papás se sienten frustrados cuando aparecen problemas o no pueden manejar las situaciones pero sólo aprendiendo a sobrellevar las dificultades cotidianas podremos criar niños que desarrollen correctamente los dos idiomas.

Los padres ofrecen las bases para el desarrollo bilingüe

Una vez que se tomó la decisión, los padres deben elegir la mejor estrategia para enseñar a sus hijos los idiomas que desean. La manera en que ambos se organicen y comiencen con las prácticas determinará, en gran medida, los alcances futuros.

Los padres, a través de sus decisiones, son los que sentarán las bases para el desarrollo de los niños en este y en todos los aspectos, por eso es importante ser organizados y coherentes con lo que se busca. Si realmente deseamos que sean bilingües, debemos ser constantes y seguir las reglas que hemos impuesto, superando las dificultades a medida que aparecen y no dejándose llevar por el miedo o la frustración.

Cuanto más saben los padres, más sabrán los hijos

Si bien cualquier mínimo contacto con una segunda lengua supone ventajas para el niño, el éxito que tengamos con la enseñanza bilingüe estará estrictamente relacionado con nuestro nivel en el idioma. Es importante ofrecer al niño una estimulación completa, variada y, por sobre todas las cosas, correcta y eficaz en cuanto a pronunciación y amplitud del vocabulario. Si nosotros manejamos a penas un nivel básico, no podremos pretender que nuestros hijos hablen como nativos.

Durante los primeros años, nuestro nivel básico puede darles a los pequeños una aproximación a la segunda lengua y les permitirá comunicarse tan precariamente como nosotros, pero entonces podemos combinar con un programa bilingüe en un instituto de idiomas o en un colegio, para afianzar lo que han aprendido y continuar con su desarrollo.

Estar atentos a las necesidades del pequeño

Cuando se presenta una dificultad, no se debe desistir. Es importante que los padres asuman una actitud positiva ante el conflicto y se busque una solución. Durante los primeros años problemas tales como mezcla de idiomas o mala pronunciación suelen revertirse espontáneamente pero a medida que los niños crecen las dificultades pueden relacionarse con los sentimientos del niño, la utilidad dela lengua o una mala estimulación. Si estamos atentos a estos problemas y encontramos la causa, seguramente podremos llevar a nuestros hijos mucho más lejos.

Tags: , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment