General

Los cursos de conversación

Escrito por Mariana / 22 de julio de 2009

Un curso de conversación es una alternativa a un curso de idioma. Ideal para quienes quieren utilizar la lengua que aprendieron para no perder fluidez.

Cuando ya hace un tiempo no se estudia un idioma extranjero (en el que, sin embargo, se ha llegado a alcanzar un nivel muy alto), cuando queremos mantener nuestra fluidez en un idioma que no utilizamos de manera regular en turismo ni en el trabajo, o bien cuando queremos ganar confianza en nuestros conocimientos, existe una alternativa muy interesante: los cursos de conversación en una lengua extranjera.

¿Cómo están organizados estos cursos?

Se trata de grupos de personas que se juntan, con una regularidad que puede ser de un par de veces por semana hasta quincenal, en algún lugar determinado, con el propósito de conversar en la misma lengua extranjera y así practicarla. El sitio de encuentro puede ser un instituto de idioma, pero también la casa de alguien del grupo así como también un bar o un restaurante. Lo que es importante es que estos grupos cuenten con un coordinador, alguien que domine perfectamente el idioma (mejor aún si es un hablante nativo) y que pueda proveer las herramientas necesarias para desarrollar una conversación fluida –esto es, tanto ayudando a alguien que no encuentra una determinada palabra o expresión, así como también sacando temas de conversación interesantes que permitan que la charla fluya amena).

Diferencias con un curso de idioma

Para empezar, en los cursos de conversación no se “enseña” el idioma. El coordinador no se encarga de corregir los errores de habla de ningún estudiante, ya que el propósito del curso es comunicarse, utilizar la lengua y cobrar confianza, cosa que no se consigue fácilmente cuando sabemos que alguien está constantemente evaluando nuestra gramática. Además, en los cursos de conversación el trabajo es casi por completo oral. No se dan tampoco tareas para el hogar ni se exige una asistencia por parte de los inscriptos. Por lo tanto, se trata de un curso más informal que uno de idioma.

¿Puedo yo armar mi propio grupo?

¿Por qué no? Una posibilidad para practicar una lengua que ya se domina es organizar uno mismo un curso de conversación. Sólo hace falta reunir amigos y conocidos que quieran participar, así como proponer un lugar y una hora de reunión. El coordinador puede decidir si cobra o no por anotarse al curso –según se muestren interesados amigos o conocidos, o bien haya que hacer cierta publicidad para conseguir inscriptos-. Lo importante para ser coordinador es un mayor compromiso con la actividad y preocuparse por estar al tanto de quiénes vendrán, avisándoles de los encuentros a través de correo electrónico, por ejemplo, y asistiendo uno mismo a todos los encuentros.

Tags: , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment