Otros Idiomas > Italiano

Los “falsos amigos” en italiano

Escrito por Mariana / 24 de noviembre de 2008

Se llaman "falsos amigos" a las parejas de palabras de uno y otro idioma que suenan parecidas, pero cuyos significados no lo son. He aquí algunos términos que general frecuentemente confusión entre el español y el italiano.

En muchos idiomas existen términos que suenan o se escriben de manera similar, pero cuyos significados son diferentes. Suelen generar confusiones entre los que aprenden uno de los idiomas como lengua extranjera. A estos pares de vocablos se les llama falsos amigos, y se deben en ocasiones a una etimología en común, y otras veces son mero producto de la casualidad.

El italiano y el español poseen una base latina que les proporciona en muchas oportunidades un vocabulario parecido, que resulta fácil de reconocer y de interpretar. Por ese motivo, es fundamental estar atento a los falsos amigos en los idiomas, ya que tendemos a interpretarlos de manera incorrecta.

A la hora de comer

Si en un restaurante de Roma, el hispanohablante solicita aceto para su insalata, se llevará una sorpresa, ya que no se trata de aceite (olio) sino de vinagre. Tampoco debe pedirle al camarero un mantello, pues no obtendrá un mantel (tovaglia) sino una capa o abrigo (y probablemente una mirada de reojo). A la vez, nosotros hispanohablantes podríamos malinterpretar el ofrecimiento de pasto (si no sabemos que en realidad significa plato principal, comida), de burro (que quiere decir mantequilla) o de cibo (que se pronuncia igual que “chivo”, pero que significa alimento).

Verbos de uso frecuente

He aquí algunos de los verbos más prestos a generar molestas confusiones.
Salire: No significa “salir” (uscire) sino subir (Salire le scalle –subir las escaleras-).
Sembrare: No quiere decir “sembrar” (seminare) sino asemejarse, parecer (Mi sembra che sono stato qui prima –me parece que he estado antes aquí).
Rifare: No significa “rifar” (sorteggiare), sino rehacer (el verbo “hacer” se dice fare, así que en este caso, ambos idiomas poseen una etimología en común).
Cercare: No quiere decir “cercar” (recintare) sino buscar (Cerco una camera d’albergo –Busco una habitación de hotel-).

Nombres de lugares

Otras parejas de falsos amigos pueden hallarse en nombres de lugares. Por ejemplo, si pedimos direcciones para llegar a un casino nos mirarán con mala cara, pues es una expresión bastante vulgar para designar un burdel. El lugar de juego se denomina casinò. Si tenemos la intención de visitar una mansión, no digamos mansione, que significa tarea, sino palazzo o casa signorile. A la vez, la officina no es una oficina (l’ufficio) sino un taller. Finalmente, si estamos enfermos no debemos pedir que nos lleven a un ospitale sino a un ospedale. La primera palabra significa “hospitalario”.

Tags: , ,

4 Comments

  1. kate

    Gracia por este post. Es de viatl importancia para nosostros los latinos como turistas.

  2. valeria

    Gracias por esta leccion, la verdad me rei mucho xD a mi aun me cuesta usar en italiano la palabra “brutto” pues la asocio con lo que llamamos “bruto” en el español

  3. yayita dove

    altro…il verbo salire non prevede doppie, si scrive salire.

  4. yayita dove

    non si scrive scalle ma bensì scale.

Leave a comment