General

Trastornos que pueden afectar la incorporación de una segunda lengua

Escrito por Laura / 4 de junio de 2009

Muchas veces el niño bilingüe no desarrolla las habilidades lingüísticas como se espera que lo haga. En ocasiones se debe a una decisión del mismo pequeño pero en otras pueden existir problemas físicos o psicológicos que impidan que el normal desarrollo del lenguaje.

A pesar de los esfuerzos de los padres a veces los niños no obtienen un nivel nativo en los dos idiomas que se les enseña. Muchos niños desarrollan un idioma como “fuerte”, dejando al otro en segundo lugar y no alcanzando un nivel más que básico. Cuando esto ocurre es necesario analizar por qué y determinar si es un problema que necesita ser solucionado o una simple decisión del niño.

Trastornos que pueden perjudicar al niño

Muchas veces las causas por las que el niño no desarrolla sus habilidades lingüísticas no tienen que ver con los estímulos ni con la confusión que ser bilingüe genera sino con problemas físicos o psicológicos que los están afectando.

Los trastornos del lenguaje pueden tener diversas causas y necesitan control, diagnóstico y tratamiento para poder superarse adecuadamente. Los niños que padecen deficiencias auditivas suelen tener problemas para comenzar a hablar, ya que no sólo les cuesta recibir los estímulos externos, sino que tampoco pueden escuchar sus propias producciones. Las alteraciones en la forma de percibir el lenguaje o de producirlo como la dislexia, la alexia, el tartamudeo o la afasia afectan la forma en que el niño desarrolla de las habilidades del lenguaje.

Situaciones que pueden influir en el desarrollo del idioma

Los niños suelen tener una gran capacidad de adaptación a los cambios en comparación con los adultos porque rápidamente se amoldan a las nuevas condiciones, sin embargo, cuando se producen situaciones nuevas no  previstas el niño puede reaccionar de distintas maneras para expresar su descontento.

Cuando se trata de niños bilingües, cualquier cambio significativo (una mudanza, el divorcio de los padres, el nacimiento de un hermano, el comienzo de la escolaridad, un cambio de colegio, etc.) puede alterar el uso de la lengua. Repentinamente el niño puede comenzar a utilizar el idioma débil como principal y evitar el uso de la lengua dominante, incluso en la escuela, o por el contrario, puede rechazar el uso de otra lengua además de la que predomina en la sociedad en la que vive.

Cómo actuar ante estos problemas

Lo principal es hablar con el niño y preguntarle qué le está pasando. Si el propio niño decide hablar en un idioma debemos respetar la decisión, a menos que afecte seriamente su rendimiento académico o la comunicación con el entorno.

Luego podemos consultar con el médico pediatra para determinar si existe algún problema físico o del desarrollo que esté impidiendo que el niño progrese.  Si a nivel físico no existen dificultades, quizá sea necesario consultar con un psicólogo o un fonoaudiólogo para descartar otros posibles obstáculos.

Tags: , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment