Aprendizaje de Lenguas > Aprender de adulto

Una segunda lengua nos abrirá muchas puertas

Escrito por Laura / 29 de julio de 2009

Aprender un nuevo idioma no sólo nos traerá beneficios a nivel laboral o académico. El mejor desarrollo personal y la posibilidad de ampliar nuestros horizontes nos ayudarán a crecer como personas, a comprender otras realidades y, por lo tanto, a mejorar en nuestra vida en general.

En el mundo actual, hablar más de un idioma es una necesidad casi indispensable para superarnos y crecer. En la mayoría de los empleos, incluso en aquellos poco cualificados, suelen pedirse conocimientos de alguna lengua extranjera (principalmente inglés). Pero estudiar un idioma nuevo no sólo nos ofrece nuevas posibilidades a nivel laboral y académico, los beneficios que obtenemos son mucho mayores.

Aprender nos abre numerosas puertas

Además de los beneficios a nivel laboral, el verdadero placer de estudiar un nuevo idioma debería radicar en la posibilidad de acceder a un mundo nuevo. A través del conocimiento de una lengua podremos descubrir nuevas tradiciones, costumbres, historias que nos ayudarán a ampliar nuestros horizontes, a ver otras realidades y a entender otros puntos de vista. En un mundo globalizado como el que vivimos hoy en día, desarrollar todos estos aspectos es muy importante para poder adaptarnos mejor a la realidad que vivimos.

Estudiar otras lenguas es, por lo tanto, un punto de partida para una rica aventura del conocimiento. Nos permitirá conocer más personas y estar mejor preparados para los cambios.

Aunque no lo creas, una nueva lengua puede darte todos estos  beneficios. Tanto a nivel social como laboral, las numerosas habilidades que irás desarrollando serán de utilidad para crecer en tus relaciones y mejorar cada día.

Aprende tu propio idioma… a través de otro idioma

Cuando se comienza a estudiar un idioma extranjero comenzamos a su vez a perfeccionar nuestra lengua materna. Hay muchas cuestiones de la propia lengua que uno desconoce porque las ha estudiado de pequeño y no ha querido volver a saber nada después, pero al conocer otro idioma, la actitud con la que se estudia es diferente. Una lengua nos “ha caído encima” de la mano de nuestro entorno, mientras que la otra la hemos escogido y decidimos aprenderla.

Cuando se conoce la gramática del segundo idioma, se toma conciencia de lo que compone al propio lenguaje. Es así como comenzamos a analizar lo que tienen en común y en qué difieren, y a comprender mejor cómo funcionan ambos, nos ayuda a tener una idea más clara de lo que es la comunicación. Todo esto nos dará mejores herramientas para defendernos en nuestro propio idioma, por lo que no es de extrañar que a medida que avancemos en el conocimiento de la nueva lengua, aprendamos a expresarnos mejor en la propia.

Tags: ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment